¿Qué vendemos y quién lo compra?

Hoy va de anuncios. Lo más odiado por el público, pero lo esencial para la empresa periodística. Recuerdo una excursión a El Periódico de Aragón con 13 años, donde nos explicaron que la publicidad era lo único que permanecía igual, aunque se muriera el Rey y todo el periódico pasara a hablar de él. Pues bien, ahora resulta que la publicidad, que tantos quebraderos de cabeza da a TVE, está en el centro del debate sobre el periodismo digital.

La financiación, palabra que resuena a tijeras cortando algo creativo, es el problema del periodismo por Internet. Desde que los medios tienen web, no saben cómo ofrecer sus contenidos. Recordemos que El País solo ofrecía sus noticias mediante pago, hasta que comprobó que El mundo era el amo. Pues ahora, resulta que no hay dinero, ni publicidad. El típico formato del banner, la imagen a un lado de la pantalla, está acabado, pero también los pop-ups o los desplegables. Es decir, que no hay solución.
Ahora, después de todo lo visto por Internet, va The New York Times y dice quecobrará por sus contenidos, algo que va en la estela de lo propuesto por Rupert Murdoch, amo de News Corporation, hace bastante tiempo. Evidentemente, esto no es algo que guste a los usuarios, pero como dice Murdoch, “producir periodismo es caro.” Y es una salida al mundo sin ley en el que se ha convertido Internet, donde cada sitio es un propio sheriff.

En todo este follón de opiniones, intenciones y jugadas empresariales, destaca otra jugada, disfrazada de pseudo-foro de debate, que resume la situación: La palabra escrita, en abc.es, una visión imprescindible para comprender el periodismo online. Pero yo quiero ir a parar a la última entrada, al esquema que casi pornográficamente presenta la situación en Internet; es eso, y no hay más. Aunque no debemos olvidar, como advierte Cartier, de que puede tratarse de un globo sonda, aquí encontramos las claves del periodismo del s. XXI.

Gente que no paga, balance entre publicidad y suscriptores, y falta de solución a corto plazo. Ante esta situación, se plantean tres modelos de negocio posibles: contenidos gratuitos (ingresos=publicidad), contenidos solo para abonados (ingresos=suscriptores) y la típica salida media (mezcla de publicidad y suscripciones). Cómo no, el autor del texto se decanta por esta última, por la que “los medios recibirían una sólida fuente de ingresos por suscripción, no perderían demasiada audiencia y podrían obtener, también, ingresos publicitarios.”

Y cómo no, me decanto por la tercera, por el tibio y cómodo camino de en medio. ¿Tú que opinas?

Advertisements

¿Con qué rellenamos el tiempo de la publicidad?

El bombazo del siglo: TVE deja de emitir publicidad (que no anuncios). Vale, quien no aplauda la medida es que es más empresario que periodista. Sin publicidad, menos ingresos en un momento nada oportuno. Sin publicidad, más tiempo para dotarlos de contenido, pero ahora resulta que ese es el problema; el día es muy largo incluso en invierno. De entrada, metemos programas que hacemos en canales de la TDT, como Teledeporte o 24 horas. Pero aun así tenemos que hacer programas nuevos, y eso deviene un reto en el canal que siempre ha sido el reto de RTVE: La 2.

A finales de años sonaron muchos nombres como grandes promesas, uno de ellos era En la 2, un programa que todavía sigue construyéndose, una semana después de su lanzamiento (algo necesario y coherente hoy en día). Presentado por Mara Torres, incluye el gran programa de La 2, el que llevó a la fama a Lorenzo Milá: La 2 Noticias. Tengo 19 años y poca experiencia, pero recuerdo esas noches antes de irme a dormir viendo esos informativos, y me encantaban. Hoy los he vuelto a ver, y con todos mis respetos, la entrevista con Stephen Friars me ha parecido una chapuza. Los problemas técnicos es lo de menos, no me ha gustado el tono, ni el trato. Mara Torres es una profesional, pero no me ha terminado de gustar; quizás es que no ha habido entendimiento entre ambos.

Eso sí, echaba de menos que me trataran de tú en un telediario. Me han hecho volver a sonreír. Van por buen camino.

Cómo cuidar a tus lectores

Si la portada de tu diario habla de nieve, de carreteras cortadas por el hielo y demás desgracias propias de España Directo, es probable que muchos de tus distribuidores no hayan podido llevar tu periódico hasta los puntos de venta. O peor aún, hasta tus suscriptores. La solución para este problema (y aparentemente el propio problema) solo se le ha ocurrido a El País, que ofrece la posibilidad dedescargar el periódico de hoy gratis (sí, esa palabra que tantos recelos provoca).

Este detalle es casi un escupitajo a la cara de tus adversarios, una mirada de desprecio a los demás medios. Pero aún es más grande el escupitajo cuando vemos la página de La Razón digital, donde lo primero que vemos es una encuesta: ¿Saldremos de la crisis con Zapatero? Lo gracioso es que no es una encuesta, sino un anuncio. Por favor, poned todos los anuncios que queráis, menos encuestas y demás posibles géneros periodísticos, que solo inducen a error.