El pájaro se entierra entre anuncios

Me gusta la publicidad. Para qué engañarnos. Y más la publicidad en internet, que parece que sea la palabra tabú, la verruga que nadie se atreve a señalar. Pues bien, si hay una verruga que llama la atención en el mundo de la publicidad en Twitter, ese gran gigante que nosvenden como la puerta al futuro. Encontramos cosas graciosas, como esta noticia separada por 6 meses de esta otra, y en la que las declaraciones cambian totalmente. Ahora publicidad sí, ahora publicidad no. Parece que por fin se aclaran, y va a ser que sí, al menos eso diceAnamitra Banerji, encargada de ventas (vale, me rindo al anglicismo: marketing).

El modelo de publicidad estará caracterizado por que el anuncio estará integrado en la conversación, es decir, se percibirá como un mensaje más, aunque siempre se podrá distinguir que es un anuncio. Este sistema de insertar la publicidad se parece mucho al que implantó Digg hace unos meses, los llamados DiggAdds (en inglés). Estos anuncios aparecían entre las demás noticias, con el mismo formato y la misma difusión. Sin embargo, quedaba claro que nos estaban vendiendo la moto.

Echando la vista atrás, Jennifer Van Grove (Mashable) califica esta forma de publicidad de éxito, ya que según ella recompensa los mejores anuncio con más difusión. Además, las opiniones de los usuarios han sido en general bastante buenas. ¿Debería Twitter fijarse en este ejemplo para poder implantar un buen sistema? ¿Lo ha hecho ya, y por eso se anima ahora a insertar publicidad? Esperaremos.

Advertisements

La inspiración mana de una sola fuente, llamada plagio

Como tengo pocas ganas de trabajar (pero tengo que actualizar) os dejo con una comparación, que es lo más sencillico. Dos películas, Venganza Al límite, estrenadas con 2 años de retraso, pero con el mismo diseño. ¿Para qué pensar, teniendo Google? Ese es el problema del periodismo, aunque este caso no se ciña a nuestra profesión.

Aquí os invito a comparar las dos caras: el pan-sin-sal de Liam Neeson (me duele decir eso porque es un actor que me encanta) y el ceño-siempre-fruncido de Mel Gibson. Y el fondo, en un caso más sofisticado (el gris y el negro son colores que siempre quedan bien) y en otro más emotivo (en la película en un padre de familia antes que asesino, conque se explica). Pero vale. Lo demás es igual.

Por supuesto, esto no es algo que se me haya ocurrido solo a mí. Internet nos trae a miles de tarados que como yo no hacen más que conspirar y establecer relaciones donde solo hay dados en una mesa. Pero lo flipante es que no han establecido el paralelismo entre ambas películas con estos carteles, sino con las versiones americanas. O sea, doble plagio por el precio de uno. Tampoco ha sido una entrada tan mala, oye.

Una red neutral

Este vídeo resulta especialmente interesante ahora que algunas operadoras amenazan con cobrar a ciertas webs, y Google (que aspira a ser más que una web) amenaza con implantar una red de banda ancha. El Gobierno español defiende a Alierta, pero detrás de estos anuncios hay mucho más detrás.

¿Quién no ha envidiado al vecino porque se le cargaba un vídeo más rápido? Este es el problema de las ISP (los proveedores de internet), que pueden verse tentados por fimar contratos con ciertas webs para aumentar sus usuarios. De esta forma, un ISP podría hacer que WordPress o Blogger se cargaran más lentamente para potenciar así su propia plataforma de blogs. Así, se acabaría con la neutralidad de la red.

Dejando de lado los rollos idealistas y demás, esta neutralidad ha de permanecer así, y va a ser precisamente gracias a las empresas que se ven atacadas, y que tiran del fiel de la balanza hacia su platillo. Por eso Youtube (que pertenece a Google) ha lanzado una herramienta que permite al usuario comparar la velocidad de carga del vídeo. De un plumazo, se elimina el posible sabotaje que podrían recibir de los ISP. Ahora, como siempre, hay que comprender que pocos usuarios usarán esta herramienta, y que seguirán con su ISP simplemente porque les da pereza cambiarse. Como siempre, tenemos las herramientas pero no sabemos usarlas.

Actualizado 22/02: Google puede vender electricidad. ¿Para cuándo coches?

Pagar en lugar de comentar

Y seguimos hablando de pagar por contenidos en internet. En esta ocasión el anuncio viene de Peter Sunde, creador de The Pirate Bay, el mayor tracker de BitTorrent del mundo (gracias Wikipedia por explicar todo), quien lanza un sistema que paga a los que crean contenidos (sí, una vez más los prosumidores). Flattr, que es como se llama el recién nacido, se basa en un sistema de votación, que reparte la tarifa mensual cargada por el usuario entre aquellos contenidos que más le gustan. En lugar del comentario cómo mola, tío, recibes dinero.

Aunque pueda parecer una chorrada, supone una revolución en el sentido de que el creador del contenido recibe una cantidad de dinero por hacerlo bien, de los lectores que lo eligen. De esta forma, se potencia la creatividad y la innovación. Problemas: que tenga aceptación, y que el público lo entienda. Como dice José López Ponce,“una alternativa al modelo SGAE.” Por desgracia, lucrarse a costa de los demás está muy arraigado.