Internet nos viene grande

Tengo que decir algo: no me parece para tanto todo el follón suscitado con Fanta. Hablo del curso de community manager que sortea entre sus clientes. Vale, sí, que ser responsable de comunidades requiera una formación de mucho nivel, con conocimientos de comunicación y tecnología, y está claro que no todos los participantes la tendrán. Pero esto es simplemente por nuestra concepción de Internet.

Twitter echa humo con el tema #pagafantasmiles de blogs escriben entradas mucho mejores que esta, pero nadie ve más allá (o al menos yo no he encontrado). Internet ha sido siempre, y es todavía, un espacio misterioso, en el que no imperan las leyes normales, y cuyos dueños son jóvenes que operaban siempre desde sus garajes. Por eso, no debe extrañarnos este curso: va dirigido a jóvenes, los que conocen Internet y las nuevas tecnologías. Todos los que concursen, aunque sea en la sección de surf, tendrán perfil en Facebook y Tuenti, seguirán muchos grupos en MySpace y estarán nerviosos hoy por Lost, que habrán seguido desde Series Yonkis o similar.

¿Comunicación? Ese es el problema. La campaña de Fanta no daña a Internet, sino a la comunicación. El error no es considerar la carrera de community manager como un curso CCC, sino creer que la comunicación es crear perfiles en Tuenti y Facebook, y moderar un foro. Internet es mucho más que eso, pero no somos capaces de verlo. Por lo menos, siempre nos quedará el porno…

Advertisements